Mensaje de Amma en su Cumpleaños 63


La protección del medio ambiente es uno de los grandes problemas que la humanidad enfrenta hoy en día. Si tan sólo pudiéramos caminar a lo largo del camino mostrado por nuestros antepasados, podríamos encontrar soluciones a los problemas que enfrentamos en esta área.

En el pasado, nuestros antepasados ​​no tenían necesidad de 'tratar de proteger la naturaleza' porque sus propias vidas la protegían. La protección del medio ambiente era inherente a su propia forma de vida, la religión y las costumbres culturales. La reverencia y respeto hacia todas las criaturas y la creación era una parte integral de su vida. Estaba arraigado en ellos, que debían tomar sólo lo que se necesitaba de la naturaleza, sin explotarla o destruirla. Pero en el mundo de hoy, vemos que los seres humanos toman de la naturaleza y los demás seres humanos sin ningún límite, a menudo destruyéndolos al mismo tiempo. Tomar de más y desperdiciar es Adharma, o sea, lo opuesto de la acción correcta.

Un reloj 100 pesos y uno de 10.000 dan la misma hora. Pero si podemos estar contentos con el reloj económico, podremos utilizar el resto del dinero para los pobres y necesitados.

El terrorismo se ha convertido en uno de los problemas más importantes de la humanidad, robándole la paz a la sociedad. Las estadísticas muestran que alrededor de 1.200 ataques terroristas a gran escala han tenido lugar en varias partes del mundo solo en el año 2016. Hoy en día nuestra realidad diaria es peor que nuestra pesadilla más aterradora

Los desastres naturales pueden no estar bajo nuestro control, pero sí tenemos una tecnología que nos puede indicar que se están acercando. Sin embargo, la ciencia todavía tiene que ser capaz de inventar un dispositivo que pueda detectar los desastres que el hombre lleva en su mente. Hoy en día la humanidad se ha convertido en un desastre ambulante.

Dios es la unidad indivisible desprovista de toda frontera o separación. La Madre naturaleza, la atmósfera, los pájaros y otros animales, las plantas y los árboles; todos y cada átomo de ellos está lleno de este poder divino. Dios está plenamente presente en todo lo que es sensible e insensible. Cuando entendemos plenamente esta verdad, no podemos hacer otra cosa que amarnos a nosotros mismos, así como todo el mundo que nos rodea. La primera oleada de amor surge de nuestro interior. Cuando una piedra se deja caer en un estanque tranquilo, las primeras ondas se forman alrededor de las mismas piedras. Poco a poco, la onda se expande y se expande hasta llegar a la costa. De la misma manera, el amor debe comenzar adentro. Si somos capaces de purificar el amor dentro nuestro, se expandirá gradualmente para abarcar el mundo entero.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square